Cachorro encerrado

No debí dedicar ni medio minuto en dibujar algo sobre esta lacra, pero en su momento lo senti necesario. La semana del 24 de julio de 2008 me enteré que la condena a cadena perpetua para el genocida Luciano Benjamin Menendez era un hecho y lo representé como el se lo merece: Encerrado y encadenado.

Lamentablemente, el mes pasado este triste personaje logró que le otorguen el beneficio de la prisión domiciliaria, y podrá volver a su casa a vivir casi libremente, como si fuera inocente.

Técnica: Lápiz y tinta. Edición digital.

No hay comentarios: