La Gladis

La manguera dibuja en el aire
una cortina de agua que le sirve de escudo.
Sus manos empuñan una vieja escoba
que nos despista mostrándola ocupada.
Desde su vereda puede verlo todo.

Sus ávidos ojos degluten todo el panorama.
Ella sabe ver, sabe buscar. Sabe donde escarbar.
Nos conoce los tiempos, los sonidos, los atajos.
Toma frases sueltas en el aire y las alinea con destreza.
Escucha, espera, pregunta. Vuelve a escuchar.
Sabe que preguntarnos y sabe que respondernos.

Me dice en voz baja que no lo comente con nadie.
Que parece que La Carmen le es infiel al Rubén.
Se dice que no es el único, que además sale con El Esteban.
Aunque cree que a ninguno de los dos los ama realmente.
Al que ama con locura es al Mario. Pero este no la ama.

Le digo que no me importa. Que es la vida de los otros.
Me pregunta por mi ex, que si algún día volverá.
Le pregunto por su madre. Enmudece y sigue barriendo.
Algunas criaturas de esta jungla sólo son un mal necesario.
Ella es La Gladis. Un espécimen del barrio,
más común que las baldosas.
Zalo
Técnica: Lapiz y tinta.

5 comentarios:

Pato Pagnucco dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pato Pagnucco dijo...

Pero qué sexy la Gladis! jeje :D
Muy buenos dibujos che! Lindo Blog!

Zalo Peralta dijo...

Gracias Pato!!...

amy dijo...

Me encantó la Gladis, el dibujo es fantástico, pero el texto más aún!!!
Tu blog es mi hallazgo del día de hoy.
Más que contenta de encontrarlo.
Slds y Gracias!

Zalo Peralta dijo...

Gracias Amy!... Que bueno que te guste...
Saludos!!